Los huilliches lo llamaron Curileufo, que significa 'Río Negro', debido al color de las aguas del Río del mismo nombre, situación que se da por turbiedad y fondo del río. Las vías de comunicación de aquellos años eran los ríos preferentemente. Por esta razón, hacia 1893 cuatro vaporcitos hacían el trayecto de navegación sobre el “Río Bueno”, “Río Rahue”, el “Río Damas” y el Rio Negro. Zarpaban desde Osorno y llegaban hasta Chahuilco, donde cargaban y descargaban trigo. Como los materiales de los puentes demoraban en llegar hubo que hacerlos de pellín (robles) cortando árboles del bosque.

En la localidad de Rio Negro conviven pequeñas comunidades Huilliches las cuales desarrollan una serie de actividades turísticas manteniendo y rescatando su cultura y cosmovisión ancestral, que involucran al visitante a experimentar algo típico y único del lugar. Además de degustar la exquisita gastronomía Huilliche que mantiene las recetas de antaño, que junto una variada gama de actividades sumergen al visitante a la cultura y orígenes de nuestro país.