A tan solo 55 kms. de Puerto Montt, y situada en el extremo oeste del seno del Reloncaví, frente a la Isla Puluqui, se ubica Calbuco, que deriva su nombre de la palabra mapudungún kallfüko que significa agua azul. Calbuco originalmente era una isla, pero en el año 1965 se construyó un terraplén hecho de piedras que la dejó unida al continente hasta nuestros días.

Esta comuna vive del cultivo y extracción de frutos del mar, algas y principalmente el salmón. Las principales industrias de la zona se dedican a la producción de enlatados y conservas. La zona es famosa por su gastronomía con productos del mar y actividades como la Fiesta de San Juan, San Miguel o de la Candelaria las cuales congregan a un gran número de feligreses por su carácter religioso – costumbrista, como las famosos fiestas o festivales del Curanto en Hoyo que se realizan durante el verano o el Curanto Gigante de Calbuco.

En el turismo rural presente en la zona, es posible disfrutar de los principales platos típicos, como el curanto en hoyo, en olla y otras preparaciones con productos del mar durante todo el año, como también realizar excursiones en lancha y visitar las islas cercanas como  Isla Tabón, Isla Puluqui, Isla Quenu o Chaullín o Helvecia que posee una interesante leyenda del suizo Emil Whilenhausen a comienzos del 1800. La isla Lagartija no es encuentra habitada y está a seis kilómetros de navegación de la caleta de pescadores de Puero, es conocida en lengua nativa como Kaikué (isla de los pájaros) Al menos siete especies de aves marinas migratorias nidifican como los pingüinos de Humboldt y Magallanes.