Cucao con aproximadamente 450 habitantes, es la puerta de entrada al Parque Nacional Chiloé. En torno a este parque, sus habitantes, principalmente huilliches agrupados en varias comunidades indígenas, viven de la recolección de cochayuyo y machas, la pesca artesanal y la pequeña agricultura, que combinan con servicios turísticos durante el verano.

El Parque Nacional Chiloé posee una superficie de 43.057 has divididas en dos sectores: el más pequeño, llamado Chepu, está en la comuna de Ancud, mientras que el resto, llamado Abtao, está en las comunas de Dalcahue, Castro y Chonchi. La mayor superficie del Parque corresponde a la Cordillera de la Costa o Cordillera del Piuchén, y los principales ambientes que se protegen son la selva valdiviana, dunas, turberas y alerzales. Este Parque destaca además por proteger a especies como el zorro chilote, pudú, monito del monte de Chiloé, ratón topo de Chiloé, nutria marina, huillín, entre muchas otras aves y mamíferos marinos.

Tanto al interior del Parque Nacional como en la zona aledaña, existen numerosos atractivos, como sus extensas playas, dunas, el Muelle de Las Almas, Sendero de los Tepuales, Sendero de Chile, Sendero Tronco de Oro y Lago Huelde, Huentemó, Cole Cole, Bosque de Arrayanes de Cole Cole, Lago Cucao, entre otros senderos.

Existe una red de emprendedores de turismo rural en torno a este Parque Nacional, que ofrecen servicios de alojamiento, gastronomía tradicional y excursiones, quienes junto a los servicios concesionados por Conaf en este Parque Nacional, hacen posible visitar cómodamente este hermoso lugar durante todo el año.