Puerto Montt es el punto de inicio KM 0 de la Carretera Austral, que sigue por la costanera hasta el balneario de Pelluco para iniciar su primer transbordo en Caleta La Arena hasta Caleta Puelche, Luego Hornopiren a Leptepu, y de ahí a Fiordo Largo, Pichanco y Caleta Gonzalo, para continuar hasta Palena. Esta ruta está considerada como uno de los cinco caminos más hermosos del mundo. La diversidad de los paisajes, poblados y los ecosistemas a los que permite acceder son únicos. Comprende lagos, bosques de mañío, lenga y coigüe de la selva pluvial, ventisqueros colgantes, ríos impresionantes por su pureza y caudal, fiordos y canales con ballenas, toninas, pingüinos, orcas y lobos marinos. Los parques privados como San Ignacio de Huinay y Pumalín, más los numerosos antecedentes históricos como el escondite del crucero alemán Dresden en el Fiordo Quintupeu, las termas y volcanes, algunos activos como el Chaitén, constituyen un importante ingrediente del atractivo de la Patagonia. En muchos poblados y ciudades con una definida identidad cultural, día a día se amplía la capacidad turística para usuarios de variados niveles económicos.

La carretera presenta ripio en prácticamente toda su extensión, y su calidad varía notablemente entre distintos sectores entre zonas en muy buen estado y otras deplorables, donde no se pueden alcanzar grandes velocidades, ya que la gran cantidad de calamina presente en el camino, dificulta la posibilidad de maniobrar con seguridad. A esto se suma la gran cantidad de curvas producto de las características topográficas de la zona.